17 oct. 2013

Entre tus versos y poesías, extraño Amor !

Como en las malas canciones y en los días trágicos, mientras la oscuridad y el hielo, abrazados al fondo de los vasos, decoran nuestra historia de seres razonables.

Quien pretende elegir la felicidad sólo merece ser invitado a sus ritos. Nada es el mar en tus palabras sino una decisión para mañana, la conciencia escogida, el paso que te aleja del cuerpo o de la piedra que se arroja al vacío. No sé si te das cuenta: vas dispuesta a entregarte, y ofrecer la renuncia, es un don amargo, palabra imnecesaria para el que no lo sabe.
Ya ves, los días previstos estan aveces llenos de fracasada comodidad y placentero sexo.

Me escribiras poemas através del deseo, me hablarás de veranos infantiles con luz de costumbres burguesas en un pueblo marino, escribiendo estrofas que mezclen la arena de los sexos, la libertad premeditada de las olas y el solitario rencor de tu inteligencia.

La poesía es el gesto más femenino que te conozco. Escribes porque temes la dominación.

...pero el miedo se puebla de vértigo y me invita al juego. Porque admito que toda seducción, como toda metáfora, oculta un modo de violencia, una distancia invadida entre dos corazones. Nadie puede enamorarse sino de su propia idea del amor : todos somos la mano para un pecho de tela. Podemos renunciar a saberlo? El desengaño es la única  mentira respetable de la lucidez.

15 oct. 2013

Resaca

LEVÁNTATE,
gobierna tus caderas, comienza el día
por una decisión
donde arriesgar tu nombre.

Después
hace falta decir que cambiaste la escena,
que has vencido también
la inocente sonrisa del espejo
y que prefieres hoy
la nueva brujería de los escaparates.
Levantate! Tienes aún un cuerpo  imponente aunque hayan pasado
Los años mozos de la adolescencia.

Gobierna tus caderas. Son
las fuerzas inmensas del desorden,
las que habitan en los ojos de los mirones, por esquinas, calles, plazas y tabernas hasta el amanecer.
Allí donde dejaste
tu resaca y la sed pastosa
en las aguas heladas de sus fuentes,
donde el musgo y el miedo
nos delatan la edad de la ciudad donde vives.

Despierta haz ese gesto
del que vence las sábanas y el tiempo.
Pierde por fin
tu nombre y su mentira,
y sobre y sobre la ciudad
( esa magia cerrada,
ese refugio último )
reinen también ahora
las fuerzas del desorden
y tu morbosidad.....

8 oct. 2013

Amor



No existe liberdad  que no conozca,
ni humillación o miedo
a los que no me haya doblegado.
Por eso sé de Amor,
por eso no medito el cuerpo que te doy,
por eso cuido tanto las cosas que te digo...

Libertad

El collar en rojo pasión
sobre tu cuerpo desnudo.

Deja que tu pelo
se convierta en humo,
igual que la luz
__al abrigo tuyo__
se vuelve penumbra
sobre tu desnudo.

La piel en desorden,
los ojos sin rumbo,
pero el viento lleva
a lugar seguro,
cuando se desata
sobre tu desnudo.

Deja que la prisa
detenga tus muslos,
que tiemble tus pechos
un halo de orgullo,
aceite de luna
sobre tu desnudo.

El silencio impuro
y el collar en rojo
sobre tu desnudo.

7 oct. 2013

DA VERGUENZA DECIRLO

Con los ojos vendados,
para que no pudieses recordar el camino, intenté conducirte
al refugio sereno donde guardé mi vida.
Da vergüenza decirlo,
pero a veces los años construyen una casa de medios sentimientos,
de verdades medianas,
de pasiones dormidas como animales viejos, de cenizas y sueños humillados.
Y el cuerpo se acostumbra,
y las sombras apoyan su cabeza
en un pecho de sombra,
y el corazón se siente en paz o se doblega a una derrota cómoda sin heridas mortales.

Da vergüenza decirlo.

Con los ojos vendados
Para que no pudieses recordar el camino,
intenté conducirte
a mi mundo sereno de verdades a medias.
No me ha sido posible.
Esta noche insegura,
que mueve los relojes con la prisa
de tu pulso más vivo,
me envuelve y me repite:
no te ha sido posible.

Esta noche de viento,
que fue soltando amarras hasta quedarse tuya como un delirio de melena negra,
me llama y me confirma:
no te ha sido posible.

Esta noche de gente
que pasa por las calles con tus ojos,
con la forma que tienes de vestirte,
con tu sonrisa de país lejano,
esta noche me empuja y me convence:
nobte ha sido posible.

Y aquí estoy yo,
que voy soltando amarras hasta quedarme tuyo
y camino hacia el mar
con los ojos cerrados,
como una barca deja su refugio,
una barca feliz que se repite:
no me ha sido posible,
porque nada me importa,
solo tu piel,
                     la piel de una tormenta.
Da vergüenza decirl